¿Por qué de esto?

Una de las afirmaciones más citadas con la que se pretende explicar la cultura medieval y el modo como se construía esa cultura, heredera de la tradición latina, es, sin duda, la que recogió el historiador inglés Juan de Salisbury en su obra Metalogicon (III, 4) y que el autor adscribe a Bernardo de Chartres. Desafortunadamente, Bernardo, filósofo neoplatónico relacionado con la catedral por la que es conocido, fue un autor del que apenas se ha conservado la obra. Por eso, no es por boca suya que hoy sabemos hasta qué punto la Antigüedad clásica auspició la literatura románica -aunque a él se le atribuya-, sino por la de Juan de Salisbury, quien escribió:

Dicebat Bernardus Carnotensis nos esse quasi nanos, gigantium humeris insidentes, ut possimus plura eis et remotiora videre, non utique proprii visus acumine, aut eminentia corporis, sed quia in altum subvenimur et extollimur magnitudine gigantea.

Traducido: «Decía Bernardo de Chartres que somos casi enanos, sentados sobre la espalda de gigantes. Vemos, pues, más cosas que los antiguos, y más alejadas, no por la agudeza de nuestra propia vista o por la elevación de nuestra talla, sino porque ellos nos sostienen y nos elevan con su estatura gigantesca». El hombre medieval se muestra orgulloso de su labor de continuación del Mundo Antiguo, respetándolo en todo momento por lo lejos que llegó, de ahí que tenga la talla de gigante. Pero se supera porque, aunque los contemporáneos de Bernardo sean, en comparación, simples enanos, es posible ‘ver’ más allá, siempre apoyándose en él.

Enanos sentados a hombros de gigantes

A guisa de presentación

Con este blog pretendo divulgar una serie de trabajos que se encuentran desperdigados en diversas publicaciones, no siempre fáciles de conseguir, así como nuevos materiales que van surgiendo en investigaciones y reflexiones más recientes. Con el fin de promover los estudios literarios y, en general, culturales, aquí podrán encontrarse contenidos que van desde la producción celta a la lírica trovadoresca, incluyendo cuestiones de oralidad y de escritura, de autoría, de historia, de sociedad…, temas especialmente centrados en los siglos plenomedievales y que son fruto de mis intereses. Pero en los últimos tiempos me he dado cuenta de que no se pueden desdeñar las aportaciones que hacen otras obras de cuño más reciente. Por eso el blog también queda abierto a reseñas críticas de los libros que caen en mis manos -antiguos y modernos, barrocos, ilustrados, decimonónicos o posmodernos-, con afán de explicar el impacto que tienen en alguien que, acostumbrado a la mirada medieval, ahora la agudiza con la actualidad. La idea es facilitar el acceso a la información que producimos quienes dedicamos muchas horas a este campo de la Literatura, sobre todo en una época de globalización en que la palabra más parece querer volar que quedar prisionera únicamente en trazos sobre papel. Mediante este gesto también pretendo agradecer, al tiempo que imitar, la labor de publicación digital que llevan a cabo muchos de mis compañeros, sin la cual en ocasiones me habría resultado imposible avanzar.

Cada artículo tiene su propia entrada, donde es posible encontrar un breve resumen del mismo y, a continuación, un enlace que permite descargar, en formato pdf, el texto original escaneado. Junto a los artículos también encontrarán columnas de opinión con menos aspiraciones, donde reflexiono sobre autores y libros. Son de libre acceso, pero el contenido es personal y original. Por ello pido respeto a los derechos de autor: si usa el material, cítelo en su bibliografía tal y como aparece en la referencia final de la entrada. El conocimiento pertenece a todos, pero el esfuerzo es individual y creo que eso hay que valorarlo.

Es mi deseo que con este tipo de aportaciones logremos, tal y como decía Bernardo de Chartres, sentarnos a hombros de los gigantes: acomodados sobre la montaña de conocimientos de literatura y cultura que nos antecede, ojalá seamos capaces de ver más y más lejos que nuestros predecesores. En todo caso, al menos no olvidemos el trabajo que han hecho los gigantes y, como enanos, colaboremos a continuar divulgándolo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s